¿Está sobrevalorada la bondad intencional?

Bondad intencional

¿Debemos practicar la bondad intencional?

Al crecer, probablemente le dijeron que fuera amable con los demás. Pero cuando creces, es fácil olvidarse de demostrarles a los demás que nos preocupamos. Ser intencionalmente amable no requiere mucha planificación o esfuerzo.

Aquí hay tres formas de practicar la bondad intencional hoy:

  1. Sea considerado con los demás. Puede hacer esto simplemente poniendo a otra persona primero. Si tiene un carrito lleno de comestibles y la persona en la fila detrás de usted solo tiene una canasta llena, déjele que lo revise antes que usted. Cuando un peatón está esperando en una intersección para cruzar la calle, déjelo ir antes que usted (especialmente en días calurosos o fríos).
  2. Muestre gratitud genuina. El simple hecho de decir gracias les dice a los demás que los aprecia y los respeta. Para las personas que conoce, puede hacerlo verbalmente o con una tarjeta. Si estás en un restaurante o cafetería, considera dejar una propina mayor de lo habitual.
  3. Ofrece tu tiempo como voluntario. Un pequeño acto es muy útil. En casa, ofrézcase a hacer una tarea que su pareja normalmente maneja. En el trabajo, ofrézcase a ayudar a un compañero de trabajo abrumado a completar una tarea con la que está luchando. En la comunidad, ayudar a una organización a preparar almuerzos en bolsas para niños que no reciben comidas escolares durante las vacaciones de verano es bondad intencional.

¿Cómo serás intencionalmente amable hoy?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.